Derrotados en casa por sólo 3 puntos

Derrotados en casa por sólo 3 puntos

En el penúltimo partido de esta temporada, KFC se enfrentaba a un rival muy duro, en la pista dos jugadores estadounidenses y otros cuatro de Haití, Nigeria y Senegal, formaban un potente conjunto completado por cuatro nacionales. Defendiendo la plaza estaban nueve chicos gallegos, uno de ellos Junior,  ayudados por Luka, georgiano, desde junior militando en equipos españoles y Trevin, bahameño de reciente incorporación al baloncesto español.El matiz de las nacionalidades no hace referencia al color de su piel, sino a que con tanto jugador profesional se desvirtúa esta liga que por definición es amateur. Y un porcentaje tan alto de jugadores extranjeros provoca un cuello de embudo por el que van a poder pasar muy pocos jugadores nacionales a las ligas superiores.

El partido se inició con un claro dominio local, pese a las simulaciones teatrales de Dillard, que sacaba faltas inexistentes a Luka, muy bien dramatizadas, y los tapones que recibían en la zona los gallegos, el tanteo al final del primer cuarto era de 23-16 que hacia disfrutar a una grada volcada en animar al KFC Culle.En el segundo cuarto, los visitantes apretaron y con buenos aciertos desde el exterior conseguían acercarse en el electrónico y se llegaba al descanso con un resultado de 38-35 que dejaba todo por decidir.Como en otras ocasiones, Culleredo volvía a mostrar su mejor juego tras el descanso, y, pese a que el balón no encontraba el aro visitante en muchas ocasiones, llegaron a disfrutar de una ventaja de diez puntos. Mario hacía un gran trabajo en ambas zonas y los triples de Luka, Trevin y Guzmán, ayudaban a sumar pese a no tener el acierto de otras ocasiones. Con un marcador de 54-45 se inicia el último cuarto en el que Zamora se emplea a fondo acercándose a un Culleredo en el que pesa mucho la falta de acierto en el tiro y las personales.A falta de tres minutos para el final, una personal, a juicio del árbitro, ya que el resto de los presentes, no la vimos, de Álvaro sobre Morales, pone por delante a los zamoranos, pero Culleredo vuelve a empatar el partido. En los últimos compases, otro error, esta vez de la mesa, deja sin tiempo a Culleredo para remontar la diferencia provocada por unos nuevos tiros libres, en este caso por una falta de Juanín, lo que deja el marcador en el resultado final de 70-73 con la primera derrota en casa de los culleredenses. Queda el último partido en Narón en quince días, ya sin opciones de jugar la fase de ascenso pero con el gran orgullo de haber hecho una gran temporada con un equipo implicado y una afición que ha animado con respeto y alegría a sus chicos. Tras pasear todos los polideportivos donde ha jugado el equipo esta temporada, puedo decir que la afición de Culleredo es de las mejores que he visto, y como anécdota, el médico de la pista ha tenido que actuar, y, como siempre, ante una lesión de un visitante le ha atendido adecuadamente y con los medios necesarios para cumplir con el juramento hipocrático y con igual diligencia que atiende a los locales.

Que tomen nota en otras pistas, deseamos al jugador zamorano una pronta recuperación.

Crónica y fotos por : Chente

 

About author

Related Articles

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies